Bonarda, una cepa que va ganando puntos.

 

 

Bonarda es una variedad con gran potencialidad enológica en Argentina. Se considera que esta variedad llega a nuestro país a través de las corrientes inmigratorias de fines del siglo XIX, iniciándose su cultivo en la región de Cuyo.
Si bien su nombre está relacionado con las Bonarda Piemontese o Bonarda d`Astigniano del Piamonte italiano, estudios ubican a la uva argentina a la misma altura de la producida en la zona de los Alpes, del lado francés en la Savoie, denominada Corbeau, o Douce Noir.
De acuerdo a la opinión de especialistas esta variedad se adapta para producir desde líneas jóvenes hasta las de altísima gama que han sido premiadas internacionalmente, también como base para espumantes y hasta para vinos de postre o tardíos. Esta variedad produce vinos de colores intensos: marcados violetas o púrpuras que evolucionan al rojo rubí. Su aroma es intenso y suelen aparecer atractivas notas frutales de frutas rojas (frambuesa, frutillas, cassis o cerezas) y frutas negras (moras, ciruelas o arándanos). En boca es agradable y dulce, de buena intensidad. Sus taninos son suaves y hacen aterciopelado y elegante al vino. Como conclusión puede decirse que la variedad Bonarda permite elaborar una amplia gama de productos que van desde vinos atractivos para consumir jóvenes hasta vinos de guarda en madera de excelente maduración
Tiene una especial aptitud para mejorar y realzar vinos de corte, el Bonarda acompaña muy bien al malbec, siendo éste un corte típicamente argentino, ya que es usado desde hace tiempo con mucho éxito. Junto a las variedades malbec y sangiovese se obtienen los vinos llamados Borgoña. El syrah bonarda es otra de las opciones.
El Bonarda es ideal para acompañar:
  • Carnes y vegetales grillados;
  • Platos especiados;
  • Pastas;
  • Legumbres;
  • Carnes asadas;
  • Quesos duros.
Según el Instituto de Vitivinicultura Argentina, en el año 2014 se registraron un total de 19.214 ha  de esta variedad en Argentina y constituyó el 8,49% de la superficie del país. La cantidad de hectáreas del país en el período 2000-2014 se ha incrementado el 28,19%, en Mendoza el 26,31%, en San Juan el 53,81% y en otras provincias el 7,37%.
Se cultiva principalmente en Mendoza (82,06%)  y San Juan (14,19%) pero también está presente con pocas hectáreas en las otras provincias (3,74%) entre las que se destaca La Rioja. En el año 2014 la producción de esta uva significó el 9,08% del total.
En estos momentos, es un vino que se está redescubriendo . De ahí, la importancia de su difusión a través de catas, vinotecas y ferias.
A continuación, le presento una serie de estadísticas relacionadas con esta cepa  (INV)

 

 

 

 

 

 

Otros artículos

Deja un comentario