Turismo & vinos: El viñedo Calmont, en el valle del Mosela.

Destino para recomendar: zona de Calmont, Alemania. Una de las bellísimas zonas vitivinícolas ubicada en el Valle del Río Mosela, afluente del Rhin, importante vía fluvial de Alemania.

Se recomienda llegar hasta el aeropuerto de  Frankfurt-Hahn  o Luxemburgo, y de alli, emprender el viaje hacia esta zona llena de historia. Hay muchos pueblos medievales que se pueden recorrer. Todos ellos son acogedores, donde en muchas de sus casas se produce y se sirve vino. Se pueden realizar muchas cosas, desde caminatas, recorridos en bicicletas, visitas a bodegas, visitas a grandes castillos o ruinas de la época romana. Éstos dejaron sus huellas en la zona del río Mosela. En muchos lugares todavía se pueden apreciar construcciones no todas en su aspecto original como por ejemplo en Tréveris. Ya que los Romanos también gustaban del vino, lo elaboraban con hierbas, miel o con otros jugos y mezclado con mucha agua.

Con una extensión de sólo 12 hectáreas y localizado entre los pueblos de Bremm y Eller, Calmont se ubica en una de sus empinadas pendientes que miran hacia un meandro del río Mosela. Se lo conoce como el más escarpado de Europa. Allí es dónde se recomienda hacer una gran degustación de vinos. Un dato importante es que  el 80% de la uva que producen es de tipo Riesling, dando lugar a uno de los vinos blancos más exquisitos de Alemania.

Otro dato importante, es que las  paredes de éstas montañas son de más de 300 metros de altura y de 65º de pendiente de media, casi verticales. Esto hace que no sean un obstáculo para que se cultiven más de 5.000 cepas de viña de una excelente calidad. Pero por impactantes que puedan parecer estas cifras,  lo que más asombra son las laderas y los paisajes que ellas forman. Todo en conjunción.

 

La montaña de 300 metros de altura en donde está situado Calmont protege sus cultivos de los fríos vientos del norte. El sol incide en el ángulo más adecuado, y el suelo está compuesto en un 60% por roca, es duro de trabajar pero sin embargo aporta ricos nutrientes en formas de minerales, y ayuda a subir rápidamente la temperatura del suelo con los primeros rayos de sol. Las aguas del Mosela también son muy beneficiosas para la uva de Calmont, y el clima suave y la latitud influyen en la misma.

 

Coblenza, Cochem, Beilstein, son pueblos para recorrer en coche. Pero, lo más destacado es detenerse un tiempo para realizar un crucero por el Rin y el Mosela.
Lo que más valoro es la observación del paisaje, lo pintoresco de estos lugares y sus viñedos, tan singulares. Solamente se necesita dedicarle un poco más de tiempo y saborear de sus exquisitos vinos.
Comparto con Uds, este video sobre la zona. No se lo pierdan. Vale la pena verlo.

 

Otros artículos

Deja un comentario