Alejandro Martorell, Bodega Altupalka

La cita fue en un destacado restaurant de un importante hotel de la Capital Federal. Allí, Alejandro Martorell nos esperaba junto a Diego Pernas de AWB, Ruli su hija y Natalia R  Beluardi de la consultora STG, quien fué la organizadora de éste encuentro. Un lujo!

En un clima distendido y muy agradable, Alejandro, comienza su charla: “Nunca había pensado en vender vinos”. Toda mi familia, es una enloquecida del Valle de Cafayate. Y todo comenzó, cuando Raúl Dávalos le vende su finca de Tacuil y a partir de ese momento, comienza a escribirse la historia de Altupalka.

“Ésto es para jugar en primera…difícil pero fué seductora la idea”.

Mauricio Lorca, me dice: “Si tenés un lugar tan extraordinario, hacé un viñedo extraordinario”

…Las características del suelo eran óptimas: suelos graníticos y arenosos, muy pobres, regados por agua de deshielo con bajo contenidos de sales. Y, otro factor clave y determinante: la altura extrema, 2590msnm!!

 

 

Nuestra charla continuó con una anécdota que cuenta Alejandro de cómo conoce a Roberto de la Mota, amigo y asesor . Nos dice: “en un asado en lo de los Pulenta, le pregunto: “…me encantaría que hagamos un vino juntos….yo también” . Y así, comenzaron la amistad que se nutre no solamente con la creación de sus vinos sino también compartiendo   una de las grandes pasiones de Alejandro: los autos clásicos!

Alejandro nos cuenta que adquiere una segunda finca, ubicada en Cafayate, a 1700msnm.

“Las piedras que encontramos allí eran enormes. Era un campo que parecía imposible de cultivar. Teníamos dos opciones: resignarnos y plantar como pudiéramos o sacar todas las piedras. Y optamos por esto último”.

En esta finca hay ha de Malbec y Sauvignon Blanc; y algunas plantas de Chardonnay, Pinot Gris, Merlot, Tannat y Petit Verdot.

Apasionado por  la cultura Inca, viajó muchas veces a Perú. Por este motivo,  diseñó el logo de tus etiquetas, representándolas como una flecha que indica la altura. ..”es un apu, una montaña”… Para los Incas, los apus, son montañas. Las montañas son como Dioses que dan las uvas, por ello, nuestros logos son un homenaje a éstas…no dice Alejandro.

Y llegó la hora de los vinos “extremos”:

 

  1. Altupalka Sauvignon Blanc Extremo

 

Variedad: 100% sauvignon blanc.
Viñedos: Molinos, a 2590 msnm.
Características: Color amarillo claro con tintes verdosos. Muy frutado, con notas de espárragos, ruda y ají; típico de la variedad. En boca, de buen volumen y densidad, con final persistente y armónico.

Exquisita creación!! Este Sauvignon blanc es un vino elegante, aromático, fresco y equilibrado. Una muy buena presencia en boca.

 

2. Altupalka Malbec – Malbec

 

Variedad: 100% malbec.
Viñedos: 65% malbec de Molinos, a 2590 msnm. y 35% malbec de Cafayate, a 1750 msnm.
Características: Color rubí con reflejos vivaces. Aroma a violeta, frutos rojos y ciruelas maduras. En boca se presenta amplio y concentrado con un final largo y redondo.

Este vino es uno de los más elegidos por los amantes del vino. Esta combinación de dos Malbec de diferentes alturas determina un vino equilibrado, reflejando la tipicidad del norte Argentino. Un vino donde explota la paleta de frutos rojos, y sabores.

 

3. Altupalka Malbec Extremo

Variedad: 100% malbec.
Viñedos: Molinos, a 2590 msnm.
Crianza12 meses en barricas de roble francés.
Características: Color rojo profundo con tintes violáceos. Aromas a frutos negros, pimientos rojos y notas a vainilla. En boca posee un intenso sabor a ciruela seca y chocolate amargo con un dejo ahumado que denota sus taninos maduros. Su final es largo y persistente.

Un vino que sorprende, puesto que considero es el más interesante. Hay una combinación entre la potencia brindada por las características propias del lugar, su paso por barrica sumado a la elegancia pura que lo identifica.  Para destacar, es un vino muy bebible. Son esos vinos para disfrutar.

Como dato para tener en cuenta, se viene un blend!! No tengo más datos, pero seguramente será algo para tenerlo muy en cuenta winelovers!

http://www.altupalka.com.ar/

 

Otros artículos

Deja un comentario