El índice NVDI y su relación con la vitivinicultura del Alto Valle de Río Negro

 

Dentro de las economías regionales, la zona correspondiente al Alto Valle del Río Negro, ubicada en la Patagonia Argentina, forma parte de unas de las zonas vitivinícolas más australes de nuestro país.

El Río Negro, forma una de las cuencas hidrográficas más importantes, integrada por otros dos ríos: Neuquén y Limay. Se desplaza a través de un paisaje de mesetas áridas con un valle de ancho variable. Se caracteriza por su reducida pendiente y la existencia de numerosos brazos secundarios que se activan con aguas altas. Presenta una gran diferencia entre el Oeste, su nacimiento, montañoso, húmedo, con un predominio de 3000 mm anuales de precipitaciones; y el Este, mesetario, árido, con un régimen de lluvias inferiores a los 200 mm anuales.

 

Fig. 1 Mapa de la cuenca del Río Negro

De acuerdo a estas características, el valle, tiene características climáticas y edáficas singulares, que le permite establecer las zonas vitivinícolas de gran potencialidad sobre algunos sectores del Río Neuquén y mayoritariamente sobre el Río Negro.

Desde el punto de vista geológico, corresponde a una zona sedimentaria de muchos años de formación, cuyos suelos, que coinciden con las zonas vitivinícolas bajo riego, se clasifican en: suelos de bardas: arenosos; suelos de media barda: franco-limosos, con posibilidades de salinidad y alcalinidad; suelos de media costa: franco – arenosos y suelos de costas: arenosos. Todos ellos, aptos para el cultivo de la vid.

Fig. 2. Distribución textural de los suelos del Alto Valle

Desde el punto de vista climático, a pesar de estar dentro de una zona árida, este valle forma un microclima especial, donde los días son templados y  luminosos y las noches, frescas; donde la gran amplitud térmica, especialmente en otoño cuando madura la fruta, permite que la uva lo haga lentamente y realice una mayor acumulación de azúcares y sabores.  Las heladas tardías y tempranas y los fuertes vientos patagónicos son las principales amenazas que debe enfrentar la vid para crecer allí.

Figura 3/4   . Precipitaciones y temperaturas de la ciudad de Neuquén, localizada en la confluencia de los ríos Limay y Neuquén. El promedio anual de lluvias es menor a 200 milímetros. Fuente: https://www.weather-arg.com/es/argentina/neuquen-clima

 

 

Figura 5  . Variación de las horas de sol diarias a lo largo del año. Fuente: https://www.weather-arg.com/es/argentina/neuquen-clima

 

Un poco de historia: Le Nil Argentin

La introducción de la vid en el Alto Valle del Río Negro se atribuye al sanjuanino Hilarión Fourque durante la década de 1880, pero la importancia posterior de su implantación y de otras que pudieron haber existido para la misma época bien puede considerarse nula en el desarrollo regional. Hacía falta agua y buenas comunicaciones para que el norte patagónico comenzara a prosperar.

Una de las grandes iniciativas fue la construcción del ferrocarril, a partir de 1896. No solamente fue esta obra, sino también obras de aprovechamiento hídrico, para el riego extensivo de los valles como para el control en las crecidas.

A partir de esto, a principios del siglo XX, numerosas corrientes migratorias del exterior y también del interior del país arribaron al norte patagónico para tratar de forjarse un porvenir.

La agricultura se orientó hacia múltiples cultivos, tales como la alfalfa, los árboles frutales y la vid.

En 1910, un francés llamado J. A. Doleris, recorrio el Valle del Rio Negro. De su viaje, surgió un libro publicado en Francia en 1912, llamado Le Nil Argentin. Éste fue dedicado al presidente Roque Saenz Peña  por ser un ardiente promotor de la colonización del sur.  En su libro, Doleris, además de realizar numerosas entrevistas a personalidades del lugar, realiza relatos relaciados con la producción de uvas y vinos en la zona.  Visita pequeños productores, evaluando la calidad de los cultivos y analiza las variedades que producen; entre otras Malbec, Muscat, Criolla, Alicante y Chasselas.

Destaca las ha de Don Francisco LLadós, “que posee en la isla 300 pies de viñas vigorosas de Muscat Blanco y de Criolla, conducidas en espaldero de dos alambres”; y también comenta las ha de Don M Bellocchio, “que con sus ensayos se convirtió en el gran proveedor de cepajes en la zona”.

Con respecto a sus experiencias vitivinícolas de su viaje por el Valle, Doleris asegura que:  en su mayoría, las variedades son bien conocidas  y correctamente etiquetadas. Ellas son de importación europea. Los sarmientos que provienen de viñas chilenas y mendocinas reproducen bien la fruta con todos sus caracteres”.

Un punto interesante de su libro, es que realiza una descripción de diferentes cepas, tal como el Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, el Verdot, Gamay, Pinot Noir, Alicante Bouschet, Monastrell, Barbera, Sangiovese, Bonarda y Grenache. Entre las uvas blancas, hace referencia al Semillón, Ugni Blanc, Sauvignon y Chasselas.

De este modo, Doleris, hace una conclusión basada en los pioneros de la industria vitivinícola, identifica las uvas finas de alta calidad, degusta vinos elaborados con ellas; y publica  más tarde un libro que alienta a las inversiones tecnológicas en este sector.

 

Índices NVDI e NDWI

Actualmente existen numerosos índices con aplicaciones en cultivos agrícolas. El más difundido y de uso potencial en viticultura es el NDVI (Normalized Difference Vegetation Index) más conocido como índice de verde y en menor medida el NDWI (Normalized Difference Water Index), llamado también índice de agua. Ambos índices oscilan entre valores de -1 a 1.

NDVI – (Normalized Difference Vegetation Index)

El NDVI se utiliza para conocer la cantidad, calidad y desarrollo de la vegetación, basándose en la medición de la radiación de ciertas bandas del espectro electromagnético que la vegetación emite o refleja. Según el valor de éste índice es posible detectar cultivos saludables, vegetación escasa o estresada.

Las imágenes muestran la región del Alto Valle del Río Negro que se destaca por la aridez contrastando con la zona bajo riego.

Figura  7   . Ciudad de Neuquén, localizada en la confluencia entre los ríos Neuquén y Liman que forman el Río Negro. Fuente: https://goo.gl/maps/W352BWo8eQA2

 

Para observar en detalle los cambios de los índices a lo largo del ciclo productivo en los viñedos se toma como ejemplo las plantaciones en los alrededores de la Bodega Humberto Canale.

 

Figura  8   . Localización de la Bodega Humberto Canale. Fuente: https://goo.gl/maps/QS64UDTeHmM2

Indice de Verde NDVI

Figura    9 . Variación del NDVI a lo largo del ciclo productivo 2017-2018. Se observa claramente el efecto del riego durante la época de mayor crecimiento de las plantas.

 

 

Figura 10    . Variación del NDVI en los viñedos aledaños a la Bodega Humberto Canale.

 

NDWI – (Normalized Difference Water Index)

NDWI es complementario al anterior y se utiliza como una medida de la cantidad de agua que posee la vegetación o el nivel de saturación de humedad que posee el suelo. Es muy útil para el monitoreo de sequías o para realizar una alerta temprana o determinar áreas más secas para realizar una gestión eficiente del riego.

 

Figura   11 . Variación del NDWI a lo largo del ciclo productivo 2017-2018. Los valores más bajos se registran en enero, donde sólo se observa humedad en el área bajo riego (obsérvese la desaparición de los pequeños cuerpos de agua dispersos en el área, comparando con las imágenes anteriores).

Figura 12    . Variación del NDWI en los viñedos aledaños a la Bodega Humberto Canale.

CONCLUSIONES

Las áreas delimitadas por NDVI deben ser contrastadas con información a campo para poder definir áreas homogéneas de manejo. En el caso de viñedos, el peso de poda es una variable de sencilla obtención y un buen indicador del potencial productivo del cultivo.

Una vez establecidas las áreas homogéneas es necesario definir puntos de observación a campo que permitan comprender los motivos de la heterogeneidad. Con esta información se tomarán las decisiones técnicas y económicas más adecuadas.

Las fotografías aéreas multiespectrales con una resolución espacial de 0,50 m, permiten diferenciar interferir cuando la cobertura vegetal en este es escasa o nula.

Si bien las características físicas del suelo son un factor determinante de heterogeneidad en los viñedos, es importante sumar el efecto de otros agentes abióticos que influyen en el desarrollo del cultivo afectando rendimiento y calidad, tal como el viento (Dry, P., et al, 1989)

 

Para realizar dicho trabajo, se utilizaron Imágenes Satelitarias Lansat: NDVI y NDWI de los siguientes meses:  Abril, Junio, Agosto de 2017; y Enero 2018. NDWI

 

NDWI: en este video, se observan que  los valores más bajos se registran en enero, donde sólo se observa humedad en el área bajo riego (obsérvese la desaparición de los pequeños cuerpos de agua dispersos en el área, comparando con las imágenes anteriores).

NDVI: en este video, se observan los cambios de  los valores de los máximos y mínimos del verde.
Hay que tener en  cuenta que en esa zona llueve únicamente a fines de otoño e invierno.

1 respuesta

  1. Hi! This is my first visit to your blog! We are a collection of volunteers and starting a new project in a community in the same niche. Your blog provided us valuable information to work on. You have done a outstanding job!