El sorprendente Riesling de Baden, Alemania

El sorprendente Riesling de Baden, Alemania

A 5 hs aproximadamente desde Paris, llegué a la ciudad de Heidelberg, Alemania; transitando por la Selva Negra y los Vosgos. Una hermosa ciudad reconocida por tener la universidad más antigua de Alemania y el famoso palacio de Heidelberg donde se encuentra el Big Barrel.

Los príncipes electos del Palatinado tenían un problema: ¿qué hacer con todo el vino que recogían como pago de tasas? ¡Pues se construye un super barril para guardarlo y listo! ¿Qué cada vino tenía una calidad y sabor diferentes? Pues se le añaden especias. Prima! El glühwein ha nacido (teoría propia).

Baden es la tercera comarca vitivinícola de Alemania en cuanto a extensión. El 40% de los viñedos están plantados con uvas tintas, sobre todo con las Spätburgunder, y el 60% con uvas blancas. Más de la mitad del Spätburgunder alemán se produce aquí. Así pues, Baden es la región de cultivo de Spätburgunder más importante del mundo. Baden es la tierra de los vinos de la variedad Burgunder (Pinot); más de la mitad de los viñedos está cultivada con variedades de la uva Pinot, como el Spätburgunder (Pinot Noir), el Grauer Burgunder (Pinot Gris) y el Weißer Burgunder (Pinot Blanc). También tienen gran relevancia en la región los vinos blancos Riesling y Müller-Thurgau. Y una especialidad de Baden es la uva Gutedel.

Baden se extiende sobre un territorio estrecho de 400 km de longitud desde el Lago de Constanza al sur hasta la región vinícola de Tauberfranken al norte, y está subdividida en nueve regiones vitivinícolas. En él se encuentran diferentes tipos de suelos, como depósitos morrénicos, suelos calcáreos, arcillosos y margosos del Terciario, enormes depósitos de loess, suelos volcánicos, suelos formados por granito. La variedad de suelos se refleja también en los vinos y convierte a Baden en una región particularmente interesante para los amantes del vino.

Es la zona más cálida y soleada de Alemania. Al mismo tiempo, las cepas reciben el agua suficiente, porque la retención de la Selva Negra recoge suficientes precipitaciones veraniegas. Apenas es posible encontrar otra región vitivinícola en el mundo donde se produzca una combinación tan óptima de los factores climáticos calor, luz de sol y precipitaciones. Gracias a esta combinación es posible que las cepas produzcan tanto azúcar y que las uvas puedan acumular una proporción tan elevada de minerales; ambas son las mejores condiciones naturales posibles para generar unos vinos de gran valor cualitativo.

La mayor parte de las fincas familiares de Baden dedicadas al cultivo del vino se han unido en comunidades de productores (cooperativas de viticultores), que producen sus uvas conforme a las más estrictas reglas de calidad. 77 cooperativas de viticultores producen el 80% de los vinos de Baden. Otras 400 fincas de viñedos distribuyen de forma independiente sus propios vinos de calidad y contribuyen así a que los vinos de Baden ofrezcan una variedad tan interesante y al gran renombre de la región.

En cuanto al Riesling de la zona, tiene una elegancia muy particular.

Presenta una acidez típica, que los hace almacenables durante mucho tiempo. Su delicado aroma recuerda a los melocotones y cítricos en algunos años. La perfecta tecnología avanzada de bodega permite hoy en día producir vinos particularmente afrutados que conservan su frescura durante mucho tiempo. 

Aquí mi recomendado.

Realmente un hermoso color: amarillo brillante. Presenta aromas a cítricos y duraznos. En boca, es frutado suave con una sutil acidez.
Totalmente bebible, pero más que nada poder disfrutarlo.

Para agendarlo en cualquier viaje al exterior. Hoy, existen muchos destinos con una gran variedad de vinos de muchas partes del mundo. Si se tiene la posibilidad, hay que buscar y degustar el seductor Riesling de Baden!!